SUPERACIÓN INTEGRAL RLM
Salud, Psicología y Espiritualidad


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [2] Sindicar categoría
DIRECCIONES DE INTERNET [1] Sindicar categoría
El sendero de la paz y la armonía interior [3] Sindicar categoría
Escritos de un buscador de la verdad [3] Sindicar categoría
Herencia del pasado [3] Sindicar categoría
Mejora tu salud con Yogaterapia [3] Sindicar categoría

Archivos
Noviembre 2009 [1]
Marzo 2006 [14]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


YOGA

El término Yoga deriva del sánscrito yuj que significa uncir, unir, atar, ligar, básicamente la idea es la de unión. Unir lo que está separado, desvanecer la ilusión de separatividad y encontrar nuestra esencia espiritual. El sánscrito pertenece al grupo de idiomas indoeuropeos, siendo la forma más antigua conocida, se cree que era la lengua de los sacerdotes y compositores de los himnos sagrados de la India. A los practicantes de Yoga se les conoce como yoguis.

El Yoga es un sistema de auto-realización cuya finalidad es la armonía integral en todos los aspectos: individual, social y natural. En cuanto a lo individual busca la manifestación más plena y perfecta del ser, no sólo en el aspecto físico sino también en el psicológico y espiritual. Estos son los tres niveles del ser representados por el cuerpo, la mente y el Yo.

Por medio del Yoga se busca la armonía perfecta entre estos principios fundamentales para su más plena expresión:

A) El cuerpo y su energía vital, para tener mejor salud y un manejo más óptimo de nuestra expresión corporal energética.

B) La mente en su aspecto trino: emociones, pensamientos y voluntad, de tal manera de vivenciar estados de paz y felicidad, y una mejor manifestación cognoscitiva.

C) En cuanto al Yo se manifiesta como una dualidad también, por una parte una personalidad exterior con la cual estamos muy identificados, y por otra un Yo real o transpersonal el cual se le conoce como el alma en las tradiciones religiosas y místicas, por medio del Yoga buscamos la armonía consciente de estos dos aspectos, y así aspirar a la unidad con nuestra esencia espiritual.

El aspecto social es la correcta relación con nuestros semejantes, tomando en cuenta lo activo, lo afectivo y lo cognoscitivo, es decir: rectas acciones, rectas emociones y rectos pensamientos. Que se traducen como trabajo y servicio consciente, rectas relaciones afectivas y estudio trascendente.

En relación con lo natural corresponde a la manera en que interactuamos con la naturaleza de la cual formamos parte, incluye el conocimiento de las leyes o principios de la vida en general, como la apreciación estética de las bellezas naturales y las acciones encaminadas a cooperar con la ecología del entorno ambiental.

DESARROLLO HISTÓRICO

El origen del Yoga se pierde en el principio de los tiempos, hay indicios que establecen que la mayoría de los pueblos de la antigüedad practicaban ciertas disciplinas y tenían conocimientos relacionados con prácticas semejantes al Yoga, como podemos comprobar al estudiar la literatura y el arte de las culturas de Mesopotamia, Medio Oriente, Asia, Europa y América, sin embargo es en la India donde aparece como un todo homogéneo y sistemático con una finalidad clara y precisa.

Según la tradición esotérica el Yoga se remonta a las primeras culturas que se desarrollaron en Continentes hoy desaparecidos, mencionados desde la antigüedad como la Atlántida y la Lemuria, en ellos los antiguos rishis o sabios enseñaron  a sus discípulos escogidos la sabiduría divina, es decir las grandes revelaciones que los inspirados recibían en sus horas de meditación, que es de donde proviene el Yoga: la unión de lo terrenal y lo celestial, de lo humano y lo divino.

Cuando aquellas civilizaciones fueron desapareciendo por cataclismos, las enseñanzas secretas fueron trasladadas a otras tierras más propicias, transmitiéndose de maestro a discípulo; así llegaron al paso del tiempo a las tierras de la India grandes Iniciados que traían con ellos los tesoros de la sabiduría milenaria.

Existen evidencias históricas de la expresión del Yoga en la civilización del Indo desde el año 4,000 a.C., esto se puede constatar por medio de los descubrimientos arqueológicos de las ciudades de Mohenjo-Daro y Harappá, efectuadas alrededor de 1920, donde se descubrieron sellos, placas y distintas figuras que se relacionan con las posturas y símbolos tradicionales de esta disciplina.

Es uno de los sistemas más antiguos y completos conservados hasta nuestros días, sin embargo durante muchos siglos se enseñaba en forma secreta a unos cuantos escogidos o iniciados. Sólo con el correr del tiempo se fueron abriendo escuelas donde se impartían los conocimientos del sistema Yoga.

Poco a poco se fue infiltrando en la cultura hindú el pensamiento yóguico acerca de la vida y el ser, pasando gradualmente a otros países de oriente y medio oriente por medio de las enseñanzas de grandes maestros que fueron los encargados de transmitir estas sublimes enseñanzas a grupos de discípulos preparados. Por ejemplo el Budismo en todas sus ramas conserva muchas prácticas de tipo yóguico, y así podemos comprobar como en las diferentes concepciones filosóficas y religiosas de oriente y medio oriente existen muchas reminiscencias de esta disciplina integral.

El Yoga como lo conocemos se enseña fuera de la India desde el siglo XIX cuando viajeros occidentales llegan a beber de la fuente de la sabiduría hindú a los ashrams que son lugares donde viven maestros que aceptan discípulos, para después retornar a su lugar de origen llevando consigo la misión de enseñar los principios vitales de la gran tradición del Yoga; simultáneamente se comienzan a traducir los textos antiguos a varios idiomas y algunos maestros de diferentes escuelas de Yoga comienzan a viajar a otros países llevando con ellos la enseñanza maravillosa de esta disciplina milenaria.

Con respecto a la literatura podemos encontrar referencias acerca del Yoga en los libros antiguos de la India como los Vedas, los cuales son considerados como los libros sagrados del Hinduismo y de los más antiguos de la humanidad, en ellos se menciona el Yoga indirectamente, como una práctica especial de algunos personajes, o bien como actitudes especiales para la búsqueda de niveles superiores de conciencia. En los Upanishads que contienen la filosofía profunda y esotérica de los Vedas, observamos una íntima relación con las enseñanzas y prácticas yóguicas, al igual que en el  Bhagavad Guita considerado como un libro excelente de Yoga, el cual pertenece a la epopeya del Mahabharata.

Los aforismos del Yoga o Yoga Sutras es reconocido como el libro clásico de las enseñanzas yóguicas, su autor Patanjali es considerado como el padre del Yoga, por ser el gran sistematizador de estos conocimientos.  El Yoga de Patanjali es considerado como una de las seis escuelas filosóficas de la India. Tiene una íntima relación con la escuela Samkhya y el Vedanta que junto con el Yoga forman los tres sistemas filosóficos considerados mayores.

Otros libros del sistema Yoga son: el Yoga Vásishtha; el Hatha Yoga Pradipika; el Goraksha Samhita; el Siva Samhita; el Yoga Yájñavalkya. También encontramos referencias y enseñanzas yóguicas en los escritos Tántricos que tienen una gran relación con el Hatha Yoga, que estudiaremos más adelante.

El Yoga no es una religión, ni puede pertenecer a ninguna denominación religiosa determinada, por su misma concepción. Es un sistema de realización integral, con un trasfondo filosófico y científico, totalmente libre, de tal manera que puede ser estudiado y practicado por cualquier tipo de persona ya sea ésta de tendencia mística o no. Según algunos investigadores se puede afirmar que el Yoga es más antiguo que las religiones conocidas, puesto que observamos relaciones con las prácticas yóguicas en todas las formas religiosas del mundo, con otros nombres y enfoques, pero conduciendo a lo mismo: la unión con el Absoluto.

Dentro de la religión de la India conocida como Hinduismo se aceptaron muchas de las prácticas y concepciones del sistema Yoga, es por eso que algunas personas mal informadas creen que pertenece de alguna manera a la religión hindú, pero esto no es así. Lo mismo pasó con otras religiones de la India como el Jainismo que maneja un sistema de perfeccionamiento muy similar al proceso yóguico de despertamiento, y el Budismo que se extendió por toda Asia, y cuyos fundamentos filosóficos y prácticos tienen una gran influencia del milenario sistema de realización del Yoga.

La misma atracción que ejerció en el pasado en los pueblos del oriente, está ahora ejerciendo en occidente, es por eso que cada vez más personas se vuelven practicantes de esta disciplina integral, incluso sacerdotes y representantes de grupos cristianos lo recomiendan por que han visto por ellos mismos los beneficios que se obtienen al estudiar esta ciencia ancestral.

Por lo mismo el Yoga ha resistido el paso de los siglos porque es un sistema perfectamente estudiado, cuyos efectos positivos pueden ser comprobados en forma científica; la práctica de sus ejercicios y técnicas influyen no sólo  en lo físico sino también  en lo mental, repercutiendo en la vida interior del practicante. De tal manera que aquellos que comienzan a estudiar esta disciplina sufren una transformación positiva en su conciencia y en su vida de relación con sus semejantes y con la naturaleza.

Todas las escuelas de Yoga del mundo tienen características similares, sin embargo también tienen algunas diferencias, lo semejante son los conocimientos fundamentales y los ejercicios básicos por ejemplo las posturas o asanas yóguicas. Lo que cambia es la manera de transmitir las enseñanzas y el orden de los ejercicios.

En el sistema de Yogaterapia que estamos enseñando hemos buscado lo esencial del conocimiento del Yoga y el proceso más adecuado para nuestra forma de vivir actual, de tal manera de tener un sistema ordenado y gradual a través del cual los estudiantes puedan ir avanzando en paz y en armonía.

"Actúa, oh discípulo, sin apego, firme en el Yoga, con la mente igual en el éxito o en el fracaso. La ecuanimidad de la mente es el Yoga.

Porque la acción, oh discípulo, es muy inferior a la acción desinteresada; busca refugio en la actitud de desapego. Desgraciados son los que buscan el fruto en sus acciones.

En este mundo, un hombre dotado de esa actitud de desapego escapa al fruto de las acciones, sean buenas o malas. Por lo tanto busca acercarte al Yoga. El Yoga es la habilidad en la acción".

(El Bhagavad Guita: II.48-50).

Del Libro: MEJORA TU SALUD CON YOGATERAPIA  www.librosenred.com/ld/roleal/

Autor: Rolando Leal    www.centrosi.org

Grupo de estudios virtual  http://www.egrupos.net/grupo/superacion

Blog: MISIÓN UNIDAD CONSCIENTE  http://misionunidad.zoomblog.com

Por Rolando Leal - 19 de Marzo, 2006, 11:55, Categoría: Mejora tu salud con Yogaterapia
Enlace Permanente | Referencias (0)




     Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com